La mitad de los fallos de implantación en FIV se deben a causas inmunológicas

Los factores inmunológicos siguen siendo uno de los grandes desconocidos en los procesos de fecundación in vitro, a pesar de la importancia que pueden tener en los falos de implantación y los abortos de repetición.

Se considera que existe un fallo de implantación si se realizan más de tres transferencias embrionarias de buena calidad sin embarazo, siempre y cuando no exista una causa explicable. En estos casos, a pesar de existir embriones de buena calidad para transferir y no encontrarse motivos médicos aparentes, no se consigue el embarazo o bien éste finaliza su desarrollo de forma muy prematura.

Según los expertos, un tipo concreto de células del sistema inmunológico podrían estar relacionadas con este problema. Se trata de las llamadas células natural killer (NK), un tipo de linfocitos (junto a los B y los T).

Las células NK no necesitan antígenos específicos para reaccionar, sino que responden a células reconocidas com extrañas al cuerpo.

Estas células son muy importantes no sólo en la tolerancia entre madre y feto, sino también en implantación del mismo, la formación de las arterias espirales uterinas para que le llegue el oxígeno y nutrientes adecuados al feto. Un aumento desproporcionado de células natural killer rompería el equilibrio necesario y conllevaría la pérdida del embrión.

En caso de que se sospeche de un factor inmunológico que impida la gestación, existen tratamientos basados en inmunoglobulinas que han demostrado buenos resultados, aunque con resultados aún preliminares. El tratamiento se inicia habitualmente a partir de la transferencia del embrión, y en el caso de que la prueba de embarazo sea positiva, se prolonga durante toda la gestación.

Cada vez son más los casos en los que se descubre que existe un factor inmunológico de la infertilidad. Muchos de ellos eran calificados anteriormente como infertilidad de causa desconocida.

Algunos hospitales como el Servicio de Inmunología del Hospital Gregorio Marañón han aplicado esta terapia en pacientes con abortos de repetición durante los últimos cinco años con resultados satisfactorios.

Fuente: www.invitrotv.com